lunes, 20 de diciembre de 2010

Las niñas adolescentes dan más dolores de cabeza a sus padres


La adolescencia de los hijos es una de las etapas más difíciles con la que deben lidiar los padres de familia, ya que todos los cambios fisiológicos por los que atraviesan los chicos pueden desestabilizarlos emocionalmente, generándose así fricciones con la familia. Pero según una encuesta realizada entre 3000 padres, las niñas son más difíciles de criar en la adolescencia que los niños.

Según esta investigación, las mamás y los papás consideran que es más complicado hacer frente a los cambios de humor de las adolescentes mujeres. Las salidas con amigos, las discusiones, la presión de grupo por lucir bien y la autoestima, son otros problemas de las hijas que les dan dolores de cabeza a los padres.

Por otro lado, entre los asuntos más difíciles de tratar con sus hijos varones durante la adolescencia, los padres señalaron la comunicación, el acné y el sexo, pero aún así, afirmaron que es más fácil manejar a los chicos que a las chicas en esta etapa.

"Algunas cosas son inevitables para los adolescentes, debido a que es una etapa de gran cambio en sus cuerpos. Subidas de peso, mal humor o acné, son cosas con las que los padres tendrán que lidiar", afirmó una vocera de la línea de productos Simple Spotless Skin, para la que la empresa OnePoll.com realizó esta investigación.

Detalles del estudio

Dos tercios de los padres dijeron que durante la adolescencia, las niñas son más difíciles de criar que los niños.

Casi tres cuartos de los padres encuestados admitieron que discuten con más frecuencia con sus hijas que con sus hijos.

Un tercio culpó a los cambios de estado de ánimo, 27% dijo que las chicas suelen ser "groseras" y un 12% señaló que generalmente son "agresivas".

Tres cuartos dijeron que las chicas tiene más problemas con sus aspecto físico, en comparación con los niños. El mayor problema entre las adolescentes es el acné, seguido por el peso.

La mitad de los padres dijo que sus hijas tenían baja autoestima debido a problemas en la piel, y 1 de cada 10 dijo que su hija se había negado a salir de casa por culpa de un brote.

1 de cada 20 mamás dijo que su hijo había dejado de ir al baile de la escuela como resultado tener imperfecciones en la piel.

1 de cada 10 padres dijeron haber tenido que sentarse a platicar con sus hijos para resolver problemas relacionados con el acné, mientras que el 30% tuvo que discutir con ellos acerca del peso y las dietas.

8 de cada 10 padres creen que existe mucha presión hoy día en los chicos para lucir bien y tener la 'imagen adecuada'.

El Dr. Chris Bundy, psicólogo en la Universidad de Manchester, explica que es normal que las mujeres tengan más cambios de humor en la adolescencia que los hombres, debido a los cambios hormonales que sus cuerpos experimentan.

El especialista aconseja a los padres para poder manejar menor esta etapa y acerarse a sus hijos. "La comunicación abierta entre padres e hijos es clave para que los chicos puedan acercarse a sus papás sin sentiré avergonzados y hablar sobre estos temas. Los padres deben recordar –y recordarles a sus hijos- que esta etapa es pasajera, y que no deben sentir que todo debe resolverse al instante".

2 comentarios:

  1. Imposible comunicarse con ellos no tienen interés, de hecho están en casa para dormir, comer, y chatear. No se le puede dar un consejo porque rompen a gritar o llorar, o se escapan de la casa, también agrieden para llamar la atención.
    Y cuando las madres no tenemos respaldo porque los padres dicen que si a todo y en vez de regañar a la niña lo hacen con la madre, que nos espera?

    ResponderEliminar
  2. Nos esperan los gritos del padre, el pobre niña hace 3 días que está encerrada (por motus propio en el cuarto, no preguntan estás mejor del golpe que te dio la niña? Y todavia es la mamá la que empieza los líos por reclamarle que no se encierre con llave en el cuarto todo el día, y que tiene que comer ordenadamente aa sus horas.
    La respuesta de la adolescente de 15 es yo no tengo madre hace 15 años...duele mucho y ella lo sabe, duele más que los golpes, y no se encuentra salida porque el diálogo no existe, de hecho no sabemos con quien sale, quienes son sus amigos a donde va, vuelve a la hora que quiere. Es esto normal para una niña de 15?

    ResponderEliminar