viernes, 10 de febrero de 2012

Hijos nuestros

Viernes, 3 de febrero de 2012

Por Luciana Peker

Una encuesta realizada por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género entre varones y mujeres del área metropolitana indica que prácticamente en el 80 por ciento de los hogares son ellas las que se hacen cargo del cuidado de niños y niñas aun cuando haya un varón y una mujer presentes en la casa. Esto no sólo habla de un reparto desigual de las tareas de cuidado, también complica la salida laboral de las mujeres, que cuentan con la escuela como principal aliada para dejar a sus hijos e hijas en lugares seguros. Eso siempre que tengan más de 3 años, debajo de esa franja la falta de guarderías es un obstáculo insalvable.

“Tareas domésticas: lo que hace una mujer y nadie lo nota; pero que si deja de hacerlo, todo el mundo lo advierte enseguida”, se escribió en la sección “Definición” de Clarín Porteño, esa sección de verdades como aforismos regaladas debajo de los chistes de la contratapa en el 2011. Pero no es un chiste. Cuando los niños y niñas están en el hogar, en el 76 por ciento de los casos, son las madres las responsables de su cuidado, indica un estudio de opinión realizado por MBC Mori Consultores –entre varones y mujeres del Area Metropolitana de Buenos Aires– que permite visibilizar el impacto que la desatención pública sobre el cuidado de las personas tiene en las vidas de las personas.

Pero, especialmente, en la vida de las mujeres. Que son las que, mayoritariamente, siguen barriendo, cocinando, bañando, comprando remedios, revisando cuadernos, haciendo la mochila para la colonia y poniendo en listas las infinitas tareas domésticas y de crianza.

“De eso no se habla: el cuidado en la agenda pública” es el nombre de la encuesta encargada por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) sobre la desigualdad de género. En esta publicación, la directora ejecutiva del ELA Natalia Gherardi y las investigadoras del Conicet y socias del ELA Laura Pautassi y Carla Zibecchi sostienen que las estrategias para asegurar el cuidado y atención de hijos e hijas y personas ancianas o enfermas se vinculan con la economía, la pobreza, la intimidad de las personas, las relaciones entre varones y mujeres y las políticas públicas.

¿Por qué las mujeres siguen siendo las que más cuidan a sus hijos aun cuando están los varones en sus casas?

sigue: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-7037-2012-02-06.html

1 comentario:

  1. Y que pasa con l@s hij@s de personas del mismo sexo? Las paternidades o maternidades quedan al margen del modelo padre-madre, madre-padre, según corresponda. Ahora ¿Qué pasa si en una pareja de hombres o de mujeres un@ de ell@s aporta genéticamente para la procreación de una persona? El legítimo derecho a la paternidad o maternidad de la persona aportante, también genera derecho a la pareja que por afinidad compartiría la responsabilidad del cuidado y crianza, más aun, cuando la madre biológica tiene una pareja del mismo sexo (o sea son madres) y cuando la madre biológica deja a la persona menor de edad al cuidado del padre biológico, correspondientemente también tendría que ser al padre por afinidad; todo esto en terminos pragmáticos lejos de las afectividades que se generen producto de la concepción biológica de una persona.

    El hecho de la patarnidad vs la maternidad en el modelo tradicional, no puede dejar de lado las otras maternidades y paternidades.

    Saludos

    Eduardo

    ResponderEliminar