lunes, 4 de noviembre de 2013

Consejos para los padres: fiebre, catarro, diarrea, vómitos y traumatismo

11/06/2012
Es muy común que los más pequeños enfermen a menudo y sufran diferentes dolencias que los padres no saben cómo atender. ElHospital del Mar ha publicado un manual sobre la fiebre, los resfriados, la diarrea, los vómitos y los traumatismos, con una serie de consejos sobre cómo tratar estas enfermedades, tan frecuentes en los niños.

FIEBRE

  • Cuando el niño tiene fiebre es conveniente quitarle ropa.
  • Se pueden administrar antitérmicos cuando la temperatura axilar es superior a 38 ºC. La dosis la debe indicar el médico.
  • Es aconsejable bañar al niño con agua templada aproximadamente durante 15-20 minutos.
  • Se le deben ofrecer líquidos azucarados para beber, en pequeñas cantidades y con frecuencia. No forzar la alimentación.
  • El niño con fiebre puede jugar si se encuentra animado y también puede salir de casa.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • Fiebre superior a 40 ºC.
  • Fiebre en un niño menor de 3 meses.
  • Fiebre difícil de controlar con medidas habituales (quitar ropa, antitérmicos, baño, etc.).
  • Presenta alguno de los siguientes síntomas:
    • Convulsiones (“ataques”).
    • Manchas en la piel.
    • Dificultad para respirar.
    • Sensación de gravedad, irritabilidad o mal color.


CATARRO DE VÍAS ALTAS

  • El niño debe beber abundantes líquidos.
  • Puede estar inapetente. No se debe forzar la alimentación.
  • Si tiene fiebre (temperatura axilar mayor de 38 ºC), se le debe quitar ropa, y se le puede administrar un antitérmico.
  • Es aconsejable darle un baño con agua templada aproximadamente durante 15–20 minutos.
  • Si el niño se encuentra bien, sin fiebre u otro síntoma que interfiera en su actividad, puede ir al colegio.
  • Si el niño tiene la nariz tapada se deben hacer lavados con suero fisiológico.
Lavados nasales:
  • Colocar al niño acostado boca arriba y con la cabeza girada a un costado y vaciarle en el orificio nasal que queda más alto, 1 cc de suero fisiológico con una jeringuilla. Luego girar la cabeza al lado contrario y hacer lo mismo.
  • Si el niño tiene más de un año se pueden administrar 2 cc en cada orificio nasal.
  • Se puede repetir varias veces al día, sobre todo antes de dormir y un rato antes de comer.
Preparación casera del suero fisiológico:
  • Poner media cucharilla rasa de café de sal en un vaso grande y llenarlo con agua del grifo, disolverlo bien y se obtendrá aproximadamente un cuarto de litro de suero fisiológico.
  • Guardar el suero en un frasco de cristal.
  • Cambiarlo cada 2 días.

DIARREA (GASTROENTERITIS)

  • Diarrea leve: deposiciones pastosas o grumosas, algunas verdes o con moco.
  • Diarrea moderada: deposiciones líquidas o semilíquidas en número superior al habitual.
  • Diarrea grave: deposiciones líquidas y explosivas en gran cantidad, a las que se suman vómitos.
Alimentación del niño con diarrea leve o moderada:
1. Si toma lactancia materna.
  • Si tiene diarrea leve: se debe continuar con la lactancia materna.
  • Si tiene diarrea moderada: se le deben ofrecer tomas más frecuentes; se puede sustituir alguna toma por agua de arroz (se indica más adelante cómo se prepara).
2. Si toma lactancia artificial.
  • Si tiene diarrea leve: se debe continuar igual.
  • Si tiene diarrea moderada: se deben preparar los biberones con la mitad de cacitos de leche de lo habitual; por ejemplo, si pone 4 cacitos de leche en 120 cc de agua, ahora pondrá 2 cacitos de leche; esto se hará en cada toma durante un día y al día siguiente, se seguirá con la proporción normal.
3. Si toma alimentación complementaria.
  • La papilla de frutas se prepara sólo con manzana y plátano.
  • La papilla de cereales se prepara sólo con sémola de arroz.
  • El puré de verduras puede prepararse con patata, zanahoria o arroz hervido.
  • Pollo sin piel, pescado blanco o ternera (si ya se habían introducido), hervidos o a la plancha.
4. Si el niño presenta vómitos.
  • Hay que ofrecer líquidos fraccionados y con frecuencia, básicamente Sueroral‚ hiposódico, Isotonar, agua de arroz o suero casero con azúcar y sal.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • El niño/a tiene una diarrea grave.
  • Rechaza completamente los líquidos.
  • Está exageradamente postrado o muy somnoliento.
  • Tiene vómitos muy frecuentes.
  • Tiene fiebre alta y que no baja con medidas antitérmicas habituales.
Preparación de soluciones líquidas para tratar las diarreas en los niños:
Sueroral, hiposódico:
  • Diluir el contenido de un sobre en un litro de agua (puede ser del grifo).
  • Se administra a temperatura ambiente.
  • La mezcla sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.
Isotonar:
  • Verter el contenido de un sobre en el biberón vacío, agregar 250 cc de agua tibia y agitar para que se disuelva.
  • La mezcla sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.
Agua de arroz:
  • Poner a hervir un litro de agua y añadir una taza de las de café de arroz.
  • Se deja hervir aproximadamente media hora, luego se pasa por un colador y se guarda el agua en la nevera.
  • Sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.
Suero casero con azúcar y sal:
  • Disolver en 250 cc de agua, una cucharadita de las de café de sal y dos cucharaditas de las de café de azúcar.
  • Se pueden añadir unas gotas de zumo de limón.
  • La mezcla sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.

VÓMITO

  • Al niño se le deben ofrecer líquidos de forma fraccionada y lentamente. Por ejemplo, 5-10 cc cada 10 minutos, hasta que hayan pasado 2 o 3 horas sin ningún vómito. Posteriormente, se ofrece más cantidad y más espaciada (por ejemplo, 20-25 cc cada 20 minutos).
  • Si cesan los vómitos, se puede iniciar una dieta sencilla sin grasas.
  • No se debe forzar la alimentación.
  • Si no ceden los vómitos, es mejor esperar un rato sin ofrecerle líquidos y después volver a probar la tolerancia. Pueden ser útiles las chuches de azúcar al principio, cuando acaba de vomitar y si el niño tiene “cetona”.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • A pesar de todo sigue vomitando.
  • Aumenta la cantidad o la frecuencia de los vómitos.
  • Los vómitos persisten más de 12 horas.
  • Aparecen signos de deshidratación: orina poco, moja poco los pañales, llora sin lágrimas, pierde peso, tiene la boca seca, está poco activo o irritable.
  • Está dormido constantemente o cuesta despertarlo.

TRAUMATISMO CRANEAL

  • Es necesario observar de cerca al niño durante 24 horas.
  • Después de un golpe en la cabeza, es frecuente que el niño presente algún vómito aislado y que tenga sueño, se le puede dejar dormir y al cabo de 2-3 horas despertarlo.
  • Si tiene dolor de cabeza, se le puede administrar un analgésico.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • Tendencia al sueño o dificultad para despertarlo.
  • Visión borrosa o movimientos anormales de los ojos.
  • Dificultad para caminar.
  • Convulsiones (“ataques”).
  • Desorientación.
  • Vómitos frecuentes.
  • Salida de sangre o líquido claro por la nariz o el oído.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Desviación de los ojos o de la boca.
  • Pérdida de conciencia (“desmayo”).

No hay comentarios:

Publicar un comentario