lunes, 4 de noviembre de 2013

"Ayudando a pasar por el divorcio": una guía para padres/madres

La separación y el divorcio son unas realidades cada vez más comunes pero no por ello dejan de ser dolorosas, especialmente para los hijos. Por ello una guía que ayuda a la transición a las familias que pasan por un proceso de divorcio puede resultar útil a esos padres.
Se trata de una guía elaborada por la Fundación para la Responsabilidad Cívica y las Artes de la “Liga Unión” para apoyar a la familia durante el proceso de divorcio y que da respuesta a muchas preguntas que se plantean los padres ante tal trance.
Y es que ante un período de gran crisis emocional y transición para padres e hijos, y aunque cada divorcio y situación familiar es diferente, sí suele haber unos sentimiento comunes provenientes del dolor que sienten los niños por no poder hacer nada para remediar la situación:
Los niños pasan por diferentes niveles de reacciones tales como coraje, negación, miedo, culpabilidad, inseguridad, tristeza, depresión, y regresión, entre otras ansiedades menores, todas estas son reacciones normales en lo que se refiere a una pérdida. Tanto los niños como los adultos, tienen que pasar por este “proceso de pena” para llegar con el tiempo a aceptar la pérdida y seguir adelante.
En la guía se ofrecen consejos sobre lo que no se debería hacer, por el bien de los hijos, durante el proceso de divorcio, como menospreciar a la otra parte buscando que el hijo o los hijos tomen partido por el padre o la madre.
Las reacciones que se pueden esperar por parte de los hijos, las señales de advertencia para saber que el niño necesita alguna ayuda externa, qué es lo mas útil que pueden hacer los padres por ellos, qué constituye abuso y cómo lo afrontan los niños, cuáles son los derechos de los pequeños… también son cuestiones que aborda esta guía.
Es una ayuda para afrontar las situaciones más comunes que se producen durante la separación, situaciones difíciles para los niños, y que se puede descargar online. Esperamos que si tenéis niños y estáis pasando por este trance el documento “Ayudando a pasar por el divorcio: una guía para padres de familia” os sea de utilidad.

Consejos para los padres: fiebre, catarro, diarrea, vómitos y traumatismo

11/06/2012
Es muy común que los más pequeños enfermen a menudo y sufran diferentes dolencias que los padres no saben cómo atender. ElHospital del Mar ha publicado un manual sobre la fiebre, los resfriados, la diarrea, los vómitos y los traumatismos, con una serie de consejos sobre cómo tratar estas enfermedades, tan frecuentes en los niños.

FIEBRE

  • Cuando el niño tiene fiebre es conveniente quitarle ropa.
  • Se pueden administrar antitérmicos cuando la temperatura axilar es superior a 38 ºC. La dosis la debe indicar el médico.
  • Es aconsejable bañar al niño con agua templada aproximadamente durante 15-20 minutos.
  • Se le deben ofrecer líquidos azucarados para beber, en pequeñas cantidades y con frecuencia. No forzar la alimentación.
  • El niño con fiebre puede jugar si se encuentra animado y también puede salir de casa.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • Fiebre superior a 40 ºC.
  • Fiebre en un niño menor de 3 meses.
  • Fiebre difícil de controlar con medidas habituales (quitar ropa, antitérmicos, baño, etc.).
  • Presenta alguno de los siguientes síntomas:
    • Convulsiones (“ataques”).
    • Manchas en la piel.
    • Dificultad para respirar.
    • Sensación de gravedad, irritabilidad o mal color.


CATARRO DE VÍAS ALTAS

  • El niño debe beber abundantes líquidos.
  • Puede estar inapetente. No se debe forzar la alimentación.
  • Si tiene fiebre (temperatura axilar mayor de 38 ºC), se le debe quitar ropa, y se le puede administrar un antitérmico.
  • Es aconsejable darle un baño con agua templada aproximadamente durante 15–20 minutos.
  • Si el niño se encuentra bien, sin fiebre u otro síntoma que interfiera en su actividad, puede ir al colegio.
  • Si el niño tiene la nariz tapada se deben hacer lavados con suero fisiológico.
Lavados nasales:
  • Colocar al niño acostado boca arriba y con la cabeza girada a un costado y vaciarle en el orificio nasal que queda más alto, 1 cc de suero fisiológico con una jeringuilla. Luego girar la cabeza al lado contrario y hacer lo mismo.
  • Si el niño tiene más de un año se pueden administrar 2 cc en cada orificio nasal.
  • Se puede repetir varias veces al día, sobre todo antes de dormir y un rato antes de comer.
Preparación casera del suero fisiológico:
  • Poner media cucharilla rasa de café de sal en un vaso grande y llenarlo con agua del grifo, disolverlo bien y se obtendrá aproximadamente un cuarto de litro de suero fisiológico.
  • Guardar el suero en un frasco de cristal.
  • Cambiarlo cada 2 días.

DIARREA (GASTROENTERITIS)

  • Diarrea leve: deposiciones pastosas o grumosas, algunas verdes o con moco.
  • Diarrea moderada: deposiciones líquidas o semilíquidas en número superior al habitual.
  • Diarrea grave: deposiciones líquidas y explosivas en gran cantidad, a las que se suman vómitos.
Alimentación del niño con diarrea leve o moderada:
1. Si toma lactancia materna.
  • Si tiene diarrea leve: se debe continuar con la lactancia materna.
  • Si tiene diarrea moderada: se le deben ofrecer tomas más frecuentes; se puede sustituir alguna toma por agua de arroz (se indica más adelante cómo se prepara).
2. Si toma lactancia artificial.
  • Si tiene diarrea leve: se debe continuar igual.
  • Si tiene diarrea moderada: se deben preparar los biberones con la mitad de cacitos de leche de lo habitual; por ejemplo, si pone 4 cacitos de leche en 120 cc de agua, ahora pondrá 2 cacitos de leche; esto se hará en cada toma durante un día y al día siguiente, se seguirá con la proporción normal.
3. Si toma alimentación complementaria.
  • La papilla de frutas se prepara sólo con manzana y plátano.
  • La papilla de cereales se prepara sólo con sémola de arroz.
  • El puré de verduras puede prepararse con patata, zanahoria o arroz hervido.
  • Pollo sin piel, pescado blanco o ternera (si ya se habían introducido), hervidos o a la plancha.
4. Si el niño presenta vómitos.
  • Hay que ofrecer líquidos fraccionados y con frecuencia, básicamente Sueroral‚ hiposódico, Isotonar, agua de arroz o suero casero con azúcar y sal.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • El niño/a tiene una diarrea grave.
  • Rechaza completamente los líquidos.
  • Está exageradamente postrado o muy somnoliento.
  • Tiene vómitos muy frecuentes.
  • Tiene fiebre alta y que no baja con medidas antitérmicas habituales.
Preparación de soluciones líquidas para tratar las diarreas en los niños:
Sueroral, hiposódico:
  • Diluir el contenido de un sobre en un litro de agua (puede ser del grifo).
  • Se administra a temperatura ambiente.
  • La mezcla sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.
Isotonar:
  • Verter el contenido de un sobre en el biberón vacío, agregar 250 cc de agua tibia y agitar para que se disuelva.
  • La mezcla sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.
Agua de arroz:
  • Poner a hervir un litro de agua y añadir una taza de las de café de arroz.
  • Se deja hervir aproximadamente media hora, luego se pasa por un colador y se guarda el agua en la nevera.
  • Sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.
Suero casero con azúcar y sal:
  • Disolver en 250 cc de agua, una cucharadita de las de café de sal y dos cucharaditas de las de café de azúcar.
  • Se pueden añadir unas gotas de zumo de limón.
  • La mezcla sólo puede usarse durante 24 horas; luego, hay que hacerla de nuevo.

VÓMITO

  • Al niño se le deben ofrecer líquidos de forma fraccionada y lentamente. Por ejemplo, 5-10 cc cada 10 minutos, hasta que hayan pasado 2 o 3 horas sin ningún vómito. Posteriormente, se ofrece más cantidad y más espaciada (por ejemplo, 20-25 cc cada 20 minutos).
  • Si cesan los vómitos, se puede iniciar una dieta sencilla sin grasas.
  • No se debe forzar la alimentación.
  • Si no ceden los vómitos, es mejor esperar un rato sin ofrecerle líquidos y después volver a probar la tolerancia. Pueden ser útiles las chuches de azúcar al principio, cuando acaba de vomitar y si el niño tiene “cetona”.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • A pesar de todo sigue vomitando.
  • Aumenta la cantidad o la frecuencia de los vómitos.
  • Los vómitos persisten más de 12 horas.
  • Aparecen signos de deshidratación: orina poco, moja poco los pañales, llora sin lágrimas, pierde peso, tiene la boca seca, está poco activo o irritable.
  • Está dormido constantemente o cuesta despertarlo.

TRAUMATISMO CRANEAL

  • Es necesario observar de cerca al niño durante 24 horas.
  • Después de un golpe en la cabeza, es frecuente que el niño presente algún vómito aislado y que tenga sueño, se le puede dejar dormir y al cabo de 2-3 horas despertarlo.
  • Si tiene dolor de cabeza, se le puede administrar un analgésico.
Motivos de consulta con el pediatra:
  • Tendencia al sueño o dificultad para despertarlo.
  • Visión borrosa o movimientos anormales de los ojos.
  • Dificultad para caminar.
  • Convulsiones (“ataques”).
  • Desorientación.
  • Vómitos frecuentes.
  • Salida de sangre o líquido claro por la nariz o el oído.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Desviación de los ojos o de la boca.
  • Pérdida de conciencia (“desmayo”).